Biocombustibles

El hueso de aceituna seco, procedente de la elaboración de aceite de oliva, es uno de los mejores biocombustibles para usar en las calderas de biomasa, tan sólo 2 kilos de hueso de aceituna tienen el mismo poder calorífico que un litro de gasoil.
Recientemente se ha empezado a usar como combustible para calefacción para uso doméstico, debido principalmente al desarrollo de nuevas calderas de biomasa que pueden consumir indistíntamente pellet o hueso de aceituna. Es un combustible que está teniendo gran aceptación debido a su gran poder calorífico y su reducido coste

En Portada

Noticias actualizadas

Comer en Málaga

Madrid en su Punto