El romántico significado de la glorieta de Bécquer.

La glorieta de Bécquer está ubicada en el Parque de María Luisa de Sevilla. Es un monumento vivo que tiene planta circular y en su centro se encuentra un gran árbol, un ciprés de los pantanos. Alrededor del árbol se sitúa un monumento en mármol blanco dedicado al poeta romántico Gustavo Adolfo Bécquer. Es una de las glorietas más famosas del parque por su particular belleza y composición. La escultura fue inaugurada el 9 de diciembre de 1911. El sueño de los Álvarez Quintero fue realidad en apenas un año debido a la gran acogida popular que tuvo el proyecto. “Collaut Valera quería que el monumento creciera como el árbol. Como Bécquer y la poesía es eterna, esta obra también tenía que serlo. Está pensada también la forma de verlo. Es circular, para que se recorra, para que se viva. Así nos integramos. Forma parte de la idea de eternidad”.

La principal figura es el busto del poeta Gustavo Adolfo Bécquer  que, sobre un fuste, se eleva con majestuosa belleza por encima de las demás. Este monumento es referente nacional del estilo y época romántica.




Gustavo Adolfo Bécquer nació en Sevilla el 17 de Febrero de 1836, en una familia de pintores y artistas. Falleció en Madrid el 22 de Diciembre de 1870, a la edad de 34 años, víctima de la tuberculosis. Fue un poeta del Romanticismo, que alcanzó la a fama solo después de su muerte y tras la publicación del conjunto de sus escritos, alcanzó entonces el prestigio que hoy se le reconoce. Su obra más célebre son las Rimas y Leyendas

Un segundo grupo de figuras lo constituyen tres figuras femeninas sedentes en un banco (realizadas de una sola pieza de mármol) simbolizando los tres estados del amor: el “amor ilusionado”, el “amor poseído” y el “amor perdido”.  La dama central simboliza al Amor presente, es el Amor poseído o amor pleno.  Por último a la izquierda, la última dama aparece cabizbaja y sin tener ninguna ilusión dejando caer las flores que en otro tiempo lo significaron todo y que hoy ya no son nada. Representa el Amor perdido.




El amor que pasa

Los invisibles átomos del aire

en derredor palpitan y se inflaman,

el cielo se deshace en rayos de oro,

la tierra se estremece alborozada.

Oigo, flotando en olas de armonías,

rumor de besos y batir de alas;

mis párpados se cierran…¿Qué sucede?

Dime.

–¡Silencio! ¡Es el amor que pasa!

Las dos figuras en bronce que representan el “amor herido” (figura yacente) con las alas rotas, y la otra es de un joven Cupido o amorcillo como “el amor que hiere”.

Yo sé un himno gigante y extraño
que anuncia en la noche del alma una aurora,
y estas páginas son de este himno
cadencias que el aire dilata en la sombras.
Yo quisiera escribirlo, del hombre
domando el rebelde, mezquino idioma,
con palabras que fuesen a un tiempo
suspiros y risas, colores y notas.
Pero en vano es luchar; que no hay cifra
capaz de encerrarle, y apenas ¡oh hermosa!
si teniendo en mis manos las tuyas

pudiera, al oído, cantártelo a solas.

El gran árbol en el centro del monumento

El ciprés de los pantanos, también conocido por ciprés calvo, es una conífera, caducifolia en áreas de inviernos con bajas temperaturas, originaria de la cuenca del río Mississippi La designación del género Taxodium  hace referencia al parecido de sus hojas con la del tejo. Crece naturalmente en zonas pantanosas o encharcadas de Norteamérica, donde sus raíces  aéreas (neumatóforos) saliendo del lodo, absorben el oxígeno del aire. Es una especie muy longeva y que alcanza  gran altura.




Frases de Gustavo Adolfo Bécquer

«El alma que hablar puede con los ojos, también puede besar con la mirada».

«Dios, aunque invisible, tiene siempre una mano tendida para levantar por un extremo la carga que abruma al pobre».

«El amor es un misterio. Todo en él son fenómenos, a cual más inexplicable; todo en él es ilógico, todo en él es vaguedad y absurdo».

«En el majestuoso conjunto de la creación, nada hay que me conmueva tan hondamente, que acaricie mi espíritu y dé vuelo desusado a mi fantasía como la luz apacible y desmayada de la luna».

«El que tiene imaginación, con qué facilidad saca de la nada un mundo».

«La mujer hermosa, cuando pule el acero y contempla su imagen, se deleita en sí misma; pero al cabo busca otros ojos donde fijar los suyos, y si no los encuentra, se aburre.»

«La soledad es el imperio de la conciencia».

«La soledad es muy hermosa… cuando se tiene alguien a quien decírselo».

«¡Llora! No te avergüences de confesar que me has querido un poco».

«Los suspiros son aire y van al aire. Las lágrimas son agua y van al mar, dime mujer, cuando el amor se olvida, ¿sabes tú a donde va?».

«Podrá no haber poetas, pero siempre habrá poesía».

«Por una mirada, un mundo; por una sonrisa, un cielo; por un beso… ¡Yo no sé que te diera por un beso!».

«El amor es poesía; la religión es amor. Dos cosas semejantes a una tercera, son iguales entre sí».

«El amor es un rayo de luna».

Los lugares más románticos de Sevilla 

  • 247
    Shares