Grefusa anuncia aperitivos “sin grasas vegetales” pese a representar la cuarta parte de su composición

Compartelo!
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

FACUA denuncia a la empresa por ofrecer diferentes informaciones engañosas en el etiquetado de su línea de productos Snatt’s.

 

FACUA-Consumidores en Acción ha denunciado a Grefusa por ofrecer información engañosa sobre la composición de su línea de productos Snatt’s, que publicita con el eslogan “compromiso nutrición”. La denuncia se ha presentado ante el Servicio Territorial de Comercio y Consumo de la Generalitat de Valencia, comunidad en la que tiene su sede la empresa.

La firma comete diferentes irregularidades: desde anunciar aperitivos “sin grasas vegetales” cuando éstas en realidad representan casi la cuarta parte de su composición, hasta asegurar que los productos sólo tienen “aceite de oliva y/o girasol” pese a que también contienen grasas animales. Asimismo, Grefusa destaca en su etiquetado la presencia de aceite de oliva cuando ésta es ínfima en comparación con el de girasol o incluso inexistente, según los casos.

Tras analizar diez de los quince productos de la línea Snatt’s de Grefusa, FACUA la ha denunciado ante las autoridades de Consumo de la Comunidad Valenciana por la información engañosa que aparece en el etiquetado. En los envases de todos los alimentos analizados figuran inexactitudes, cuando no falsedades, con las que se está ofreciendo una información engañosa. Reclamos publicitarios que incluso podrían conllevar riesgos para la salud para consumidores con intolerancias o alergias a determinados alimentos (consulta la tabla con los productos).

Estas anomalías son de diverso tipo. En todos los productos de la línea Snatt’s Natuchips, por ejemplo, aparece en los envases en caracteres bien visibles, la leyenda “-50% de grasa”, con un asterisco, que lleva a otro lugar mucho menos visible donde se matiza: “que las patatas fritas clásicas”. FACUA entiende que esta forma de presentarlo es pretendidamente ambigua y confusa, pues el consumidor, por una parte, tenderá a pensar que este aperitivo tiene un 50% menos de grasa que otros de similar naturaleza y no en relación con un producto diferente, como las “patatas fritas clásicas”.

Por otro lado, y esto es algo que ocurre en toda la línea de productos Snatt’s, FACUA también denuncia que en los envases se afirma que estos aperitivos están elaborados con “100% aceite de oliva y/o girasol”, lo que también resulta engañoso. En primer lugar, porque la cantidad de aceite de oliva en la composición del producto es ínfima en comparación con la de girasol (en algunos, el aceite de girasol está presente en un porcentaje hasta 24 veces mayor que el aceite de oliva), por lo que no deberían ponerse en el mismo nivel.

Pero, además, ocurre que en determinados casos, como el de los Guisante Snacks con sabor a queso y eneldo y el de los Hummus Snacks de albahaca y perejil, en el detalle de la composición se indica que tienen un 16% y un 15%, respectivamente, de aceite de girasol, pero no que lleven aceite de oliva. El reclamo “100% aceite de oliva y/o girasol” resulta especialmente confuso en estos casos.

Hay un caso llamativo, que es el de los Snacks Mediterráneos con sabor a tomate y finas hierbas, en el que bajo la mencionada leyenda “100% aceite de oliva y/o girasol”, que figuran en la composición con un 3% y un 20%, respectivamente, aparece otra que dice que los snacks están elaborados “sin grasas vegetales”, lo que supone una contradicción en toda regla.

Por otra parte, pese a que en todos estos snacks se indica que tienen “100% aceite de oliva y/o girasol”, en la lista de ingredientes de algunos de ellos aparecen otros tipo de materias grasas como leche, nata en polvo, mantequilla en polvo o manteca de cacao, lo que también supone una contradicción.

La mantequilla en polvo, la leche o la nata, contienen un tipo de grasa de origen animal, que la empresa trata de hacer pasar desapercibida, con la intención evidente de hacer creer al consumidor que el producto únicamente contiene dos tipos de grasas vegetales (aceite de oliva y de girasol), además de inducir a creer que éstas se encuentran en proporción similar en la composición. Ambos extremos son falsos.

Desviar la atención, como hace la empresa, respecto a la presencia de grasa animal en el producto puede entrañar un riesgo para la seguridad alimentaria, en caso de intolerancia o alergia por parte del consumidor. Y también supone una información poco clara para personas que, no siendo intolerantes o alérgicas, adoptan la decisión personal de no consumir ningún producto de origen animal.

Por último, FACUA ha denunciado que Grefusa pone a disposición de sus clientes, como teléfono de información al consumidor, una línea de tarificación especial, con prefijo 902, en lugar de un número gratuito o de tarifa básica (un fijo geográfico o un móvil). Los servicios de atención al consumidor no pueden utilizar una tarifa con coste superior a la tarifa básica, según el texto refundido de la Ley General para la Defensa de los Consumidores y la Directiva 2011/83/UE del Parlamento Europeo y del Consejo.

La asociación entiende que la empresa incurre en publicidad engañosa de su producto, pone en riesgo la seguridad de los consumidores que no tomen la precaución de leer la letra pequeña en la que aparece la composición de los snacks, y facilita un número de información telefónica ilegal para tales menesteres. Por todo ello ha pedido a la autoridad de consumo de la Comunidad Valenciana que inicie un expediente sancionador contra Grefusa.

 

 

336
-
Precios : 0