Redacción 03/09/2018
  1. Cambia las bolsas de plástico por las reutilizables, de tela, carros o cestas. Aunque el Gobierno ya ha dado un primer paso hacia la prohibición de las bolsas ligeras (obligando a los distribuidores a cobrar al consumidor por ellas), todavía queda mucho por hacer. Podemos empezar por coger bolsas reutilizables, de tela, un carro, una mochila o una cesta antes de salir de casa para ir a la tienda o el supermercado.
  2. Compra tu comida a granel y evita los envoltorios con film transparente y las bandejas. Puede resultar más barato, te permite elegir la cantidad justa y, probablemente, el producto será de mayor calidad que el que otro ha embalado por ti.
  3. No a los vasos, platos y cubiertos de plástico. Cuando salgas a comer fuera, rechaza la comida que venga envuelta en plástico, la bebida en vaso de plástico y las pajitas. Mejor si llevas tus propios utensilios, recipientes y botella reutilizable.
  4. Elige botellas y envases retornables. El vidrio siempre es preferible al brik y a las botellas de plástico.
  5. Sustituye el táper por la fiambrera de acero inoxidable o vidrio. Almacenar y calentar comida en el plástico de toda la vida puede envenenarte poco a poco, ya que se liberan sustancias tóxicas.
  •  
  •  
  •  
  •  
  •